Une épidemie du contrôle

La revista canadiense HistoireEngagée.ca Là où le présent rencontre le passé,  es una publicación digital francófona para la difusión del conocimiento histórico. Su enfoque favorece la revisión de las narrativas dominantes y, en una lógica de colaboración, la creación de conocimiento. Pretende fomentar un debate sobre la historia que esté abierto a todos. Su misión es triple: ofrece a sus lectores textos que analizan la actualidad canadiense e internacional desde una perspectiva histórica, participa activamente en los debates historiográficos y se esfuerza por proponer historias que devuelvan un lugar a los olvidados en la historia.

Depuis que l’épidémie de Covid-19 est devenue une pandémie, tout le monde cherche dans le passé des points de comparaison aptes à éclairer ce présent inédit. Les historiens et les historiennes de la médecine et de la santé, dont on semble actuellement (re)découvrir l’existence, connaissent leur quart d’heure de gloire. Et les parallèles vont alors bon train.

Seguir leyendo en la fuente original: HistoireEngagée.ca Là où le présent rencontre le passé.

El pasado 8 de abril publicó el artículo, Une épidémie du contrôle, firmado por Alexandre Klein, profesor de l’ Université d’Ottawa especializado en historia de la salud y la medicina.

El autor considera que desde que la epidemia de Covid-19 se convirtió en una pandemia, todo el mundo ha estado buscando en el pasado puntos de comparación que puedan arrojar luz sobre este presente sin precedentes. Los historiadores de la medicina y la salud, cuya existencia parece haber sido (re)descubierta, están experimentando ahora sus quince minutos de gloria. La insistencia en los paralelismos con otras epidemias del pasado es habitual en muchas de estas reflexiones. Sin embargo, el autor, a partir del texto de Gilles Deleuze “Post-scriptum sur les sociétés de contrôle”, nos ofrece una reflexión sobre las sociedades del control y caracteriza a la Covid-19 como la primera epidemia del control social por la enorme cantidad de dispositivos que se están desarrollando en ese sentido. No obstante, señala que las sociedades del control no son ni mejores ni peores que las sociedades disciplinares que la precedieron. Sin embargo, advierte de que la única guerra a la que la epidemia de Covid-19 debe conducirnos es a la lucha continua por mantener nuestras libertades en un mundo en el que el sometimiento tiende a multiplicarse y reforzarse, estemos o no, confinados

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: